Suspenden funeral porque el muerto se movía en el ataúd

El cuerpo no fue sometido a una autopsia debido a la religión profesada por la familia del fallecido


Un hecho de lo más llamativo sucedió en la ciudad de Quevedo, Ecuador, cuando un velorio fue rápidamente interrumpido porque el cuerpo del fallecido presentaba unos movimientos extraños. El joven de 26 años, identificado como Jaime Portilla Párraga, falleció durante el pasado fin de semana luego de sufrir un accidente mientras participaba en una carrera de motocicletas clandestina, siendo declarada su muerte instantánea.

Un detalle que llamó la atención es que la religión profesada por su familia impedía la realización de una autopsia, por lo que no se conoció a ciencia cierta qué provocó su muerte. Es por eso que, al notar que el cuerpo presentaba extraños movimientos musculares dentro del ataúd, los asistentes al velorio decidieron rápidamente llevarlo al hospital, donde se le declaró muerto una vez más.

Redacción Latina

Tags: