image

Fundación Baltazar y Nicolás propone extender descanso por maternidad y paternidad

Portada 13 de Enero del 2020

Descanso materno pasará de 98 a 128 días, mientras que el de paternidad aumentará de 10 a 30 días.

Por: Latina redacción

La Fundación Baltazar Nicolás, organización que trabaja desde el 2014 con las familias de zonas vulnerables de Lima, promoviendo el desarrollo integral de las niñas y niños a través del acompañamiento a familias; ha establecido una serie de políticas que aseguren que el Centro Laboral sea un promotor del Desarrollo Infantil Temprano.

 

Una de las principales acciones ha sido, ir ampliando el descanso postnatal para sus colaboradoras de 98 a 128 días efectivos, mientras que en el caso de los varones el descanso por paternidad será de 30 días. Esta medida busca ofrecer facilidades a las madres y padres para que desarrollen el vínculo con sus bebés, asegurando condiciones importantes para establecer un vínculo o apego seguro.

 

Esta medida pone un grano de arena para promover el Desarrollo Infantil Temprano (DIT) y supera lo establecido en la ley peruana, que indica que las madres trabajadoras tienen actualmente derecho a un descanso postnatal de 98 días; mientras que los padres cuentan con un período de diez días.

 

Al respecto, la directora de la Fundación, Rommy Ríos, señaló "ampliar en 30 y 20 días el descanso por maternidad y paternidad respectivamente, es una medida de ser coherentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos". Afirmó que se busca motivar que las madres y sus bebes tengan más tiempo para establecer vínculos de cuidado y afectivos que se traduzcan en vínculos de seguridad para él bebe".

 

“Un vínculo afectuoso, de calidad, permanente y de acompañamiento, logrará que la niña o niño desarrollen su seguridad y confianza en quienes lo rodean y en el mundo", señaló.

 

Asimismo, refirió que la medida tendrá un efecto no solo en el niño, sino en los colaboradores, ya que estarán más comprometidos con el trabajo que realizan, al sentir que están siendo apoyados por la empresa en el cuidado de sus hijos. "Además de ello, buscamos motivar con el ejemplo a otras empresas y generar incidencia para que el Estado adopte políticas de protección a los primeros años de vida", sostuvo. "Como empresas privadas no solo debemos pensar en crecer, sino cómo ese crecimiento beneficia a nuestro país en el presente y futuro. Apostar por la primera infancia será lo que realmente revierta todos los problemas sociales que hoy enfrentamos".

 

Puso como ejemplo a países latinoamericanos como Brasil y Chile, donde el descanso postnatal es de hasta seis meses, lo que representa un tiempo mínimo en esta medida; mientras que en países desarrollados, este derecho llega hasta los dos años, “que es el tiempo ideal para cerrar y consolidar el vínculo del niño con su padre y madre”.

 

"La apuesta de un país debe ser la infancia y buscar salvaguardar todos los aspectos que sean necesarios para asegurar mejores condiciones de vida a los niños y las niñas", finalizó.

 

Datos

 

- El niño y la niña desde que nacen establecen un vínculo específico con el o los “adultos significativos”. Este vínculo permite construir un lazo emocional íntimo de manera permanente y estable. Se entiende como apego seguro a la relación madre-niño, padre – niño o adulto significativo-niño, y describen que esta relación ofrece las bases para el desarrollo de autonomía, seguridad emocional y todas las relaciones subsecuentes que el niño y la niña desarrollará en su vida.

 

- Los estudios han demostrado que el apego tiene efectos sobre una serie de aspectos del desarrollo del niño y la niña como su capacidad de simbolizar, su lenguaje y cómo regula sus emociones y su conducta. Un niño o niña sin un lazo afectivo seguro y fuerte no puede pensar bien, ni aprender bien ni comunicarse bien. Es inseguro y por eso puede desarrollar trastornos en su conducta.

 

- Para lograr un apego seguro, el rol del adulto significativo es regular las emociones de los niños para que así el niño aprenda a regular sus emociones positivas y negativas. Para ello, necesita ser sensible a las señales de los niños. Esto significa estar atento y captar las señales del niño (p.e. señales de fastidio), interpretarlas adecuadamente (p.e. definir si está así porque está molesto o cansado o si extraña a su papá). En base a esta interpretación, dar una respuesta oportuna y con afecto.

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados