En la burbuja olímpica de Pekín: escoltas policiales, test diarios y cocineros robot

Más de 2.000 atletas internacionales acudirán a China para los Juegos Olímpicos de Invierno que comienzan el 4 de febrero.


Por Martin Quin Pollard y Pawel Kopczynski

PEKÍN, 13 ene (Reuters) – En una sección aislada del aeropuerto de Pekín, los asistentes a los Juegos Olímpicos de Invierno del mes que viene son recibidos por personal con trajes blancos de protección para someterse a pruebas de Covid-19 y a la toma de muestras de sus equipajes, antes de ser trasladados en autobuses escoltados por la policía a hoteles vallados.

A diferencia de los Juegos de Tokio del verano pasado, que se celebraron en una “burbuja” porosa, los perímetros del “circuito cerrado” de Pekín están sellados y vigilados, precauciones que se pondrán a prueba a medida que la variante ómicron, altamente transmisible, se extienda por todo el mundo.

Esta semana, en la entrada del Centro Principal de Medios de Comunicación, el personal de seguridad custodiaba una puerta cerrada con llave, los coches de policía se situaban en las inmediaciones y los carteles de las vallas temporales advertían a los que se encontraban en la zona del “fin del circuito cerrado”.

Una vez dentro, las personas no pueden salir hasta que abandonen el país o completen varias semanas de cuarentena. Esto incluye a unos 20.000 voluntarios chinos y al personal de las sedes que entrarán en el circuito.

Los participantes extranjeros, que llegan principalmente en vuelos chárter especiales, entran en la burbuja en cuanto aterrizan en el Aeropuerto Internacional de Pekín Capital. Los primeros en llegar dicen que sus autobuses tenían escolta policial hasta su hotel.

Las autoridades están decididas a crear una barrera física entre los participantes y la población en general. El domingo, oficiales de Pekín advirtieron a los lugareños que se mantuvieran alejados de los vehículos de transporte olímpico designados en caso de incidente de tráfico.

El circuito, que abrió el 4 de enero y se abrirá por completo el 23 de enero, según los medios de comunicación estatales, abarca secciones selladas de las sedes olímpicas y alojamientos designados, lo que equivale a una serie de burbujas. Los participantes deberán desplazarse entre ellas utilizando los medios de transporte designados.

Los organizadores han dicho que esperan que se produzcan casos de Covid-19 en la burbuja, pero añadieron el martes que no planean ningún cambio en sus protocolos a menos que haya muchos casos dentro del circuito. Se negaron a decir si se habían encontrado casos de Covid-19 entre el personal que había llegado hasta ahora antes de los Juegos, que comienzan el 4 de febrero.

No habrá espectadores internacionales en los Juegos de Pekín, y los organizadores aún no han dicho cuántos espectadores locales asistirán.

Pruebas diarias, códigos verdes

China ha conseguido frenar en gran medida la propagación local del Covid-19 desde que apareció por primera vez en la ciudad central de Wuhan hace dos años, cerrando prácticamente sus fronteras a los viajeros. A diferencia de Tokio, donde las Olimpiadas se pospusieron un año, ha habido pocas dudas de que los Juegos de Pekín se celebren según lo previsto.

Todas las personas del circuito deben someterse a una prueba de PCR diaria administrada por el personal. En Tokio, las pruebas fueron en gran medida autoadministradas.

Para salir de su alojamiento, los participantes deben escanear primero su pase y esperar a que un código verde confirme que han obtenido un resultado negativo en las últimas 24 horas.

No se permite la entrega de comida en restaurantes fuera del circuito. En el centro de prensa principal, parte de la comida es preparada y servida por robots cocineros que montan hamburguesas y entregan los platos a las mesas desde una red aérea.

Más de 2.000 atletas internacionales acudirán a China para los Juegos, junto con otros 25.000 interesados, según los organizadores, un gran número de ellos procedentes del extranjero. Los organizadores no dijeron cuántos estarían en el circuito cerrado.

(Reporte de Martin Quin Pollard y Pawel Kopczynski; edición de Tony Munroe y Karishma Singh; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

13 Enero 2022

Actualizado el : 13 Enero 22 | 9:32 pm

Compartir en twitter Latina.pe Compartir en whatsapp Latina.pe Compartir en facebook Latina.pe Google News Latina.pe