image

Consejos para lograr armonía y compromiso en los centros labores

Estilo de Vida 08 de Noviembre del 2019

Ya seas jefe o trabajador, ten en cuenta estos datos para trabajar en un mejor ambiente laboral.

Por: Latina redacción

El grado de compromiso que un trabajador tiene con los objetivos de una empresa, debe ser unas de las principales preocupaciones de los líderes de muchas compañías, ya se trate de dueños, jefes, coordinadores o trabajadores con ascendencia sobre sus compañeros.

 

Y es que se ha descubierto que, para tener contentos a los clientes de las empresas, los primeros que deben tener cierto grado de equilibrio emocional son los propios trabajadores. Bien se dice que los primeros clientes de una compañía son sus propios colaboradores.

 

Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido al bornout o “síndrome del trabajador quemado” como una enfermedad que se caracteriza por agotamiento mental, emocional y físico causado por el estrés del trabajo.

 

Esta situación, que merma la productividad, puede revertirse de cierta manera si se siguen algunas pautas sencillas que permitirán tener un equipo de colaboradores comprometidos con las metas de la empresa:

 

 

Mantén siempre la comunicación. La base para lograr un ambiente sano de trabajo es la comunicación. Aprende a escuchar las opiniones y necesidades de tu equipo, permite que hablen del trabajo, de su día a día, de su familia, de sus metas, presta atención a sus iniciativas y opiniones respecto de su desempeño en la organización.

 

Propicia un ambiente libre de estrés manteniendo la motivación, evitando malos entendidos y riñas, etc. En ese sentido, Carolina Sayán, directora de Phoenix Centro Holístico, recomienda el mindfulness como una técnica para reducir el estrés. “Mejora los niveles de atención y alivia los malestares que produce el trabajo bajo presión. Este método permite que las personas sean más resilientes, reduzcan sus niveles de conflictividad y mejoren su salud física y mental”, puntualiza.

 

Impulsa el crecimiento profesional con actividades que signifiquen nuevas experiencias. Por ejemplo, puedes promover o solicitar la participación en cursos o capacitaciones que generen nuevos conocimientos. Tampoco olvides aquellos que promuevan mayor concentración, rendimiento, productividad y motivación. De esa manera, alcanzarán el equilibrio entre la parte académica y la parte emocional.

 

Practica técnicas de respiración. La respiración controlada puede ayudar a reducir los niveles de tensión ocasionados por un mal día en la oficina. Es la mejor opción para mantener la mente y el cuerpo funcionando correctamente. Al respecto, a través del Pranayama (técnicas de respiración), podemos controlar nuestra respiración, regulando el aire y el balance energético del cuerpo. “Con constancia, se equilibra la mente y se trasciende al origen de las emociones que nos pueden impedir encontrar la felicidad”, comenta Carolina Sayán.

 

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados