image

Modelo denunció a expareja de masacrarla y mandarla a matar tras descubrir que era casado

Punto Final 03 de Marzo del 2019

El infierno de Silvana Bernardi tiene nombre y apellido. Se llama Dennis Uribe Flores y a sus 40 años se ha convertido en su potencial verdugo.

Por: Latina redacción

Decía amarla, pero en menos de un mes la masacró a golpes y luego la mandó a matar. Hoy, esta valiente chiclayana está viva de milagro y quiere contarlo todo. Catorce meses duró su relación con un hombre que al parecer le ocultaba muchos secretos, entre ellos, el estar casado.

 

El 26 de enero, la joven modelo y su pareja llegaron a Lima de Chiclayo. Él, un acaudalado comerciante norteño, solía visitar la capital con su entonces pareja, pero aquel sábado decidió dejarla sola y salir a tomar.

 

Según explica Silvana, Dennis Uribe llegó ebrio a la 1:30 a.m. Ella dice que decidió acompañarlo a comer por temor a sus reacciones agresivas. Silvana no se había podido nunca acostumbrar a ellas. “Su manera de ser cuando ya está mareado y molesto, explosivo, ya estaba saliendo”, relata.

 

Él, en realidad, la llevó a una discoteca para seguir tomando y recién en la madrugada volvieron a este hotel ubicado en Santa Beatriz con uno de los dos guardaespaldas de Uribe. Entonces, comenzó el horror. Aquel hombre que cuando estaba sobrio podía ser tierno y tranquilo, mutó en un monstruo sin control. Intentó tener intimidad con ella, pero fue en vano.

 

“Le digo, yo no quiero y ahí es cuando me propicia ciertos golpes en el rostro. Salí corriendo, yo estaba en el séptimo piso”, explicó Silvana.

 

 

Encendido por el alcohol y como consta en el parte policial de la denuncia, el empresario persiguió salvajemente a la joven. “Salen sus trabajadores. Él se me ha ido encima, me propicia una patada, me raspé las rodillas y yo trataba de cubrirme el rostro y él buscaba mi rostro”, detalla.

 

La muchacha que había forjado una sólida carrera como modelo en Chiclayo recibió puñetazos en el rostro y puntapiés en varias partes del cuerpo, tal y como se pueden ver en las fotos que prueban la golpiza que recibió.

 

Silvana Bernardi salió corriendo de aquel hotel. Estaba ensangrentada y adolorida. Esa madrugada logró huir de una paliza mayor, pero no de su verdadera pesadilla. Mensajes llegaron al teléfono de la chiclayana solo horas después de la brutal agresión. Parecen los mensajes de un arrepentido enamorado que, sin embargo, no parece entender la magnitud de su delito.

 

Silvana, entonces, quiso demostrar ante la Policía que su denuncia era cierta, pero las cámaras de seguridad que grabaron todo el episodio, sorprendentemente, se habrían perdido.  Al momento que yo salgo del hotel, ocho minutos después, me llama él para decirme. El hotel le había informado”.

 

Cómplices, al parecer, de un delito que hoy indigna más que nunca. En la comisaría de Petit Thouars hay silencio respecto de esta denuncia que, sin embargo, merece la pena no olvidar aunque esta no sería la última ni menos la más mortal.

 

La madrugada del sábado 23 de febrero, Silvana fue encontrada tendida en una calle chiclayana, desangrándose. Un día antes, Silvana se había enterado que Dennis era casado y este la amenazó si llegaba a hacerlo público. Horas después, la joven modelo fue sorprendida por extraños saliendo de casa de unos amigos.

 

“Se aproxima un taxi con una persona atrás, y viene otro carro y frena de golpe. Y había dos personas, baja uno y el otro con un arma. A mí se me empieza a nublar todo”, explica Silvana.

 

 

 

Antes de desaparecer, sus agresores lanzaron una frase que se repite en la cabeza de esta mujer hasta hoy. “Caigo al suelo, empiezo a sangrar y esta persona me agarra y me dice: Esto va por parte de Dennis”, detalló.

 

Esta semana la justicia otorgó medidas de protección a Silvana, prohibiendo al empresario acercarse a ella mientras dure la investigación por los dos actos de agresión que, no obstante, podrían repetirse pues Uribe sigue andando libre por las calles.

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados