Los incendios forestales extremos han llegado para quedarse y multiplicarse

Con el cambio climático provocando sequías y la tala de bosques por parte de los agricultores, se espera que el número de incendios forestales extremos aumente un 30% en los próximos 28 años.


LONDRES, 23 feb (Reuters) – Las turberas de Indonesia, los bosques de California y ahora vastas extensiones de humedales argentinos han sido arrasados por incendios forestales extremos, lo que anuncia un futuro ardiente y la necesidad imperiosa de prevenirlo.

Con el cambio climático provocando sequías y la tala de bosques por parte de los agricultores, se espera que el número de incendios forestales extremos aumente un 30% en los próximos 28 años. Y ahora están calcinando entornos que no eran propensos a arder en el pasado, como la tundra del Ártico y la selva amazónica.

“Hemos observado un gran aumento de los incendios recientes en el norte de Siria, el norte de Siberia, la parte oriental de Australia y la India”, afirmó el científico del gobierno australiano especializado en incendios forestales Andrew Sullivan, redactor del informe https://bit.ly/3IdB9T7, publicado el miércoles, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el grupo de comunicación medioambiental GRID-Arendal.

Al mismo tiempo, la lenta desaparición de las noches frescas y húmedas que antaño ayudaban a atemperar los incendios también significa que estos son cada vez más difíciles de extinguir, según un segundo estudio https://go.nature.com/35ki5Ec publicado la semana pasada en la revista Nature.

Dado que las temperaturas nocturnas han aumentado más rápidamente que las diurnas en las últimas cuatro décadas, los investigadores descubrieron un aumento del 36% en el número de horas de oscuridad lo suficientemente cálidas y secas como para mantener el fuego.

“Este es un mecanismo para que los incendios sean mucho más grandes y extremos”, afirma Jennifer Balch, autora principal del estudio de Nature y directora del Laboratorio de la Tierra de la Universidad de Colorado en Boulder.

“Los bomberos agotados no tienen alivio”, lo que significa que no pueden reagruparse y revisar las estrategias para hacer frente a un incendio.

Las consecuencias de los incendios extremos son muy variadas, desde las pérdidas y los daños hasta la costosa respuesta de los bomberos. Solo en Estados Unidos, según el informe del PNUMA, la carga económica de los incendios forestales asciende a 347.000 millones de dólares anuales.

El gobierno estatal de California gastó https://lao.ca.gov/Publications/Report/4285 unos 3.100 millones de dólares en la extinción de incendios en sus bosques en el año fiscal 2020-21.

Los incendios que asolan la provincia argentina de Corrientes desde diciembre se han cobrado un precio enorme, matando a la fauna del Parque Nacional del Iberá, carbonizando pastos y ganado, y diezmando cultivos como la yerba mate, la fruta y el arroz. Las pérdidas ya han superado los 25.000 millones de pesos argentinos (234 millones de dólares), según la Sociedad Rural Argentina.

El informe del PNUMA pide a los gobiernos que se replanteen el gasto en incendios forestales, recomendando que destinen el 45% de su presupuesto a la prevención y la preparación, el 34% a la respuesta a los incendios y el 20% a la recuperación.

“En muchas regiones del mundo, la mayor parte de los recursos se destinan a la respuesta, se centran en el corto plazo”, dijo Paulo Fernandes, autor del informe del PNUMA y científico especializado en incendios de la Universidad de Tras-os-Montes y Alto Douro en Portugal.

23 Febrero 2022

Actualizado el : 23 Febrero 22 | 8:48 am

Compartir en twitter Latina.pe Compartir en whatsapp Latina.pe Compartir en facebook Latina.pe Google News Latina.pe