Antamina iniciará tratos formales con manifestantes, busca “puntos en común”

La comunidad de Aquia, ubicada a 60 kilómetros del yacimiento, había bloqueado por varios días desde finales de octubre una carretera utilizada por la empresa.


AQUIA, Perú, 5 nov (Reuters) -El presidente de Antamina, la mina de cobre más grande de Perú, buscó el viernes aliviar tensiones en una visita a una comunidad andina cuyos residentes en una protesta obligaron a la empresa a suspender sus operaciones la semana pasada.

Víctor Gobitz, también gerente general de Antamina -controlada por Glencore y BHP-, dijo en una reunión con los residentes de la comunidad de Aquia, a donde llegó Reuters, que las dos partes pueden encontrar coincidencias, en un cambio brusco a un tono crítico anterior.

El ejecutivo afirmó a periodistas después de la cita que acordaron iniciar conversaciones formales a partir del lunes.

“Con un diálogo alturado vamos a encontrar la fórmula de encontrar un plan de desarrollo para todo el pueblo de Aquia”, dijo Gobitz en el encuentro realizado en el ruedo de una plaza de toros de la localidad, ubicada en la región Áncash del norte del país. “Tenemos que predicar con el ejemplo que podemos encontrar puntos en común”, agregó.

El tono conciliador contrasta con declaraciones de Gobitz hace unos días, cuando apareció en medios locales para señalar a las protestas como violentas y afirmar que sólo eran representativas únicas de una minoría de la zona.

Gobitz llegó a la zona rural de Aquia para una reunión con los residentes el viernes en un helicóptero del gobierno.

Las protestas contra las mineras en Perú, el segundo productor de cobre del mundo, se han intensificado en las últimas semanas en medio de altas expectativas de las comunidades rurales envalentonadas por la nueva administración del mandatario izquierdista Pedro Castillo.

Castillo, de origen campesino, llegó al poder en julio con el apoyo masivo de las regiones mineras, prometiendo aumentar los impuestos a las compañías del sector para promover el desarrollo local.

La comunidad de Aquia, ubicada a 60 kilómetros del yacimiento de Antamina, había bloqueado por varios días desde finales de octubre una carretera utilizada por la empresa, antes de aceptar levantar la protesta después de conversaciones del gobierno a principios de esta semana.

Los residentes dicen que la zona recibe poco en términos de impuestos y contribuciones de la mina, mientras que la empresa tiene un mineroducto y una carretera que atraviesa el pueblo.

“Esto no es una pataleta social”, dijo Adán Damián, presidente de la comunidad de Aquia, en declaraciones en respuesta a Gobitz. “Tengo sentimientos encontrados de que después de tanta protesta finalmente somos escuchados”.

Gobitz dijo que Antamina retiraría acusaciones penales contra líderes de Aquia y residentes cercanos hechas antes de las protestas, y trabajaría para instalar torres de telefonía celular en la zona. Estrechó la mano de los líderes en la cita.

En declaraciones a periodistas tras la reunión, Gobitz se negó a manifestar cuánta producción de cobre se había perdido por las protestas, aunque dijo que Antamina aún no había reiniciado al 100% de su capacidad y no estaba claro cuándo se podría lograr.

El ejecutivo reiteró su afirmación anterior de que algunos actos de protesta habían sido violentos, pero señaló que la empresa estaba trazando una línea debajo de eso.

“Estamos dejando eso atrás”, manifestó.

5 Noviembre 2021

Actualizado el : 5 Noviembre 21 | 4:35 pm

Compartir en twitter Latina.pe Compartir en whatsapp Latina.pe Compartir en facebook Latina.pe Google News Latina.pe