image

Selección de Brasil se tomó fotos oficiales y recibió clases de VAR

Rusia 2018 12 de Junio del 2018

Los dirigidos por Tite hicieron una pausa en sus entrenamientos para cumplir con los protocolos de la Copa del Mundo

La primera jornada de la selección de Brasil en la ciudad rusa de Sochi transcurrió de forma tranquila este martes por la tarde, con una sesión de fotografías, las oficiales del Mundial Rusia 2018, y a continuación con una conferencia sobre el videoarbitraje (VAR), que se usará por primera vez en esta Copa del Mundo.


El seleccionador Adenor Leonardo Bacchi “Tite” y los 23 jugadores convocados posaron para las fotografías oficiales del torneo y el sistema animado de la FIFA que antecede a las transmisiones de los partidos en el momento de presentar las formaciones titulares y la lista de reservas.


La participación de los jugadores tuvo de todo: desde los que posaron serios, cruzados de brazos, como los que rompieron la formalidad al posar con ademanes que caracterizan sus celebraciones de los goles.


A continuación, el exárbitro brasileño Wilson Seneme, quien también es miembro del comité de la FIFA, instruyó a la delegación sobre las condiciones, ventajas y exigencias planteadas por el uso del VAR.


"El objetivo es que los jugadores y las comisiones técnicas entiendan cuál fue el trabajo hecho durante cuatro años con esos árbitros y con qué criterio ellos van a trabajar en los partidos de la Copa del Mundo", explicó Seneme al canal de la Confederación Brasileña de Fútbol, CBF TV.

 

 

 

El VAR es una gran ayuda

 

Alisson Becker, portero titular del Roma italiano y de la selección brasileña, elogió el sistema de videoarbitraje (VAR) y garantizó que aportará mucho a la transparencia en el Mundial de Rusia y pondrá en evidencia el comportamiento antideportivo.

 

"Creo que el VAR llega para sumar. Tuve experiencia con el VAR en el campeonato italiano y creo que en el Mundial será una buena ayuda. Al aumentar el porcentaje de acierto de las decisiones en los partidos, resultan ser más justos, sin errores. Por eso el sistema llega para ayudar ", declaró el guardameta de 25 años y 1,93 metros de estatura.

 

En su primer entrenamiento en la ciudad rusa de Sochi, con playas en el Mar Negro y próxima a las montañas del Cáucaso, la selección brasileña abrió sus puertas al público. Alrededor de 4.500 aficionados, muchos de ellos niños, contagiaron con su euforia pero desataron tensión en las autoridades que ocuparon los graderíos del estadio Slava Metreveli.

 

Fuente: EFE

Loading...

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados

Loading...