Pickles: El perro que encontró la Copa del Mundo robada

El primer robo fue previo al Mundial de Inglaterra 1966. Mientras que el segundo en 1983, cuando se llevaron la copa de la mismísima sede de la Federación Brasileña de Fútbol.


Todo se tenía preparado para dar inicio a la octava edición de una Copa del Mundo que tuvo como anfitrión a Inglaterra en 1966. Sin embargo, cuatro meses antes de darse inicio al certamen, la Copa Jules Rimet sorpresivamente desapareció. Mientras era exhibida en un museo de Londres “bajo estrictas medidas de seguridad por las 24 horas del día”.

Un domingo 20 de marzo de 1966 la Copa Jules Rimet desapareció, a pesar de contar con estricta vigilancia, un ladrón aprovechó para robarse la copa sin dejar rastro. La noticia fue portada de todos los medios de comunicación internacionales. Con este suceso la Federación Inglesa, la policía y el gobierno inglés eran el hazmereir de todo el mundo. Todo parecía perdido y en Inglaterra entraban en pánico, el Mundial estaba a nada de iniciar y no tenían lo más importante el trofeo para el campeón.

Pero un 29 de marzo de 1966, un sujeto llamado David Corbett ingresó a una comisaría y entregó un paquete diciendo que encontró la Copa del Mundo. Según relata este hombre estaba paseando a su perro Pickles por las calles de Londres, cuando de repente Pickles se detuvo a buscar dentro de los arbustos, empezó a olfatear un ceto hasta llamar la atención de su dueño. Entre las hojas David se percató que había un paquete y era la Copa del Mundo.

Tras ese momento Pickles se convirtió en héroe nacional en Inglaterra. Incluso llegó a participar en una película de cine. También una marca de comida canina se encargó de patrocinar su imagen.

TE PUEDE INTERESAR