image

Por esto es importante prevenir la anemia en los primeros meses de vida

Niñez Saludable 13 de Diciembre del 2019

La buena alimentación en la primera etapa de crecimiento de nuestros niños puede garantizar un buen desarrollo a lo largo de toda su vida.

Por: Latina redacción

No cabe duda de que una de las principales preocupaciones de los padres es darles a sus hijos todo lo necesario para garantizarles un buen futuro. Para esto muchos consideran gastar grandes cantidades de dinero en educación, pagando los colegios más caros que puedan, sin darse cuenta de que las bases de un correcto desarrollo están en la buena alimentación de los niños durante la primera etapa de su vida.

 

Y es que existe una relación directa entre la alimentación de nuestros pequeños y el modo cómo se desarrollarán física y mentalmente en el futuro, por eso es necesario ponerle una atención especial a los alimentos que les damos a los niños. Es de vital importancia que los niños no desarrollen anemia en los primeros meses de su vida, porque en esta etapa se dan las conexione neuronales que serán la base de su desarrollo cognitivo.

 

La doctora Nelly Zavaleta, directora de la Oficina General de Alimentación y Nutrición, señala que el desarrollo cerebral de una persona debe verse de manera similar a la construcción de un edificio, es decir, piso por piso y dándole una gran importancia a los cimientos. Estas bases deben ser lo suficientemente fuertes para soportar el crecimiento del edificio, permitiendo que la construcción siga avanzando.

 

En nuestro país, de cada diez niños menores de 3 años, cuatro padecen de anemia y tienen grandes posibilidades de presentar desventajas para poder alcanzar su máximo potencial al crecer. Si bien no todo niño que haya padecido anemia de pequeño tendrá un menor desempeño escolar que el resto, sí existe un gran riesgo de no crecer con normalidad, lo que podría agravarse por diversos factores como el entorno y las acciones de los padres.

 

 

Existen diversos estudios acerca de los efectos de la anemia durante la primera parte de la infancia los cuales concluyen que: aunque no es un hecho categórico, las consecuencias negativas pueden mantenerse por mucho tiempo, incluso si el niño llevó un tratamiento para superar este mal. Según el Ministerio de Salud cuando la concentración de hemoglobina va de 10 a 10,9 gramos por decilitro de sangre en niños desde los 6 meses, existe anemia leve, y cuando va de 7 g/dl a 9,9 g/dl, hay anemia moderada. Bajo este principio, el 15,5% de niños entre los 6 y 35 meses tiene anemia moderada.

 

La presencia de anemia produce en el cerebro de un niño:

 

- Reducción en la cantidad de hemoglobina en la sangre, llevando menos oxígeno a los tejidos del cerebro, haciendo que no se desarrollen plenamente.

 

- Menor producción de neuronas, limitando la sinapsis y provocando problemas de razonamiento, retención y memoria.

 

- Desarrollo limitado del hipocampo, región del cerebro donde se procesan las emociones y la memoria.

 

- Problemas en el metabolismo de los neurotransmisores al presentar menos dopamina y serotonina, relacionadas con los estados de ánimo.

 

- Menor protección de las neuronas al limitar el proceso de mielinización.

 

 

Juntos podemos combatir la anemia, tú también súmate a la campaña “Cero Anemia” de Latina y Pulp Forti Hierro, con la supervisión técnica de la Fundación Baltazar y Nicolás. Comparte nuestros consejos para erradicar esta terrible enfermedad que aqueja a miles de niños en nuestro país. Puedes conocer más sobre la campaña aquí.

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados