image

¿Cómo diagnosticar la anemia y qué es la suplementación con hierro?

Niñez Saludable 17 de Diciembre del 2019

Detectar la anemia es muy sencillo, al igual que combatirla. Encuentra aquí todos los detalles para mantener a salvo a tu hijo de este peligroso mal.

Por: Latina redacción

La anemia constituye un grave problema para las familias de nuestro país, ya que puede producir daños irreparables en el desarrollo físico, social e intelectual de los niños. Esta enfermedad se expresa mediante la deficiencia de hemoglobina en la sangre a causa de la falta de hierro en el organismo.

 

Actualmente 4 de cada 10 niños menores de tres años tiene anemia, sin importar su condición social. De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) del 2018, el problema se incrementa en los niños en los primeros 18 meses de vida del niño y de manera principal en las zonas de mayor pobreza.

 

En general, se considera que la anemia se genera por la falta de información que tienen las familias sobre el correcto cuidado del niño en los primeros meses de vida.

 

Diagnóstico y tratamiento

 

Lo primero que debes saber es que la anemia no presenta síntomas visibles, por ello se le considera una enfermedad invisible o silenciosa. Solo en casos más graves, los pequeños presentarán cansancio, palidez, incremento de sueño, pérdida de apetito, mareos o irritabilidad.

 

Entonces, teniendo en cuenta que es altamente probable que tu hijo no presente signos de alarma, es necesario que lo lleves a sus controles de salud mensualmente, sobre todo en el primer año de vida. Durante los controles te informaran sobre las medidas que debes hacer mes por mes para prevenir la anemia. A continuación, te mostramos las principales acciones para la prevención de anemia.

 

 

El tamizaje de hemoglobina; basta una pequeña muestra de sangre para medir la cantidad de hemoglobina, es una prueba muy rápida y gratuita en los centros de salud. Si tu niño tiene niveles normales de hemoglobina le darán igual su suplemento de hierro para seguir protegiéndolo, pero si le detectan anemia, rápidamente le darán el sulfato ferroso como tratamiento. Recuerda: entre más rápido inicies el tratamiento las consecuencias serán menores.

 

 

Datos

 

La estrategia para prevenir la anemia inicia cuando tu hijo es apenas un recién nacido y su alimento por excelencia, cuando menos durante sus primeros seis meses de vida, es y será la leche materna.

 

A partir de los cuatro meses se puede iniciar un tratamiento en base a hierro en gotas; y a los seis meses, se pasa al tratamiento con el suplemento universal (micronutrientes).

 

Incluso se puede empezar a prevenir la anemia desde la gestación. Para ello, la madre deberá tener una dieta diaria rica en alimentos de origen animal, como la sangrecita, el bofe, el corazón, la mollejita, el hígado, el pescado de carne oscura y las carnes rojas.

 

Los alimentos antes señalados también deben formar parte de la comida diaria que se les da a los bebés a partir de los seis meses de vida.

 

Juntos podemos combatir la anemia, tú también súmate a la campaña “Cero Anemia” de Latina y Pulp Forti Hierro, con la supervisión técnica de la Fundación Baltazar y Nicolás. Comparte nuestros consejos para erradicar esta terrible enfermedad que aqueja a miles de niños en nuestro país. Puedes conocer más sobre la campaña aquí.

Lo nuevo

Lo más visto

Destacados